Las claves del fallo inédito de la Corte Suprema sobre evento de contaminación en Quintero-Puchuncaví

Tras más de siete meses de tramitación en la justicia, y en una inédita resolución, la Tercera Sala de la Corte Suprema ordenó a diversas autoridades y al Ejecutivo implementar 15 medidas de mitigación y prevención para evitar nuevos episodios de contaminación ambiental de similar naturaleza en la zona de Quintero y Puchuncaví. Estas medidas abarcan desde informes para determinar contaminantes y fuentes que los produzca, traslado de la población vulnerable en emergencia y cambios al plan regulador.

Entre lo ordenado por el máximo tribunal se cuenta “efectuar, a la brevedad, los estudios pertinentes para establecer (…) la naturaleza y características precisas de los gases, elementos o compuestos producidos” y otras instrucciones con el fin de “evitar la reiteración” de eventos de contaminación en la Bahía de Quintero, Ventana y Puchuncaví.

Con este fallo, La Tercera Sala revierte la decisión de la Corte de Valparaíso, que había rechazado 12 recursos de protección por estimar que estos "solo pueden abarcar situaciones específicas de emergencia ambiental y no el contexto general". Sin embargo, los ministros Sergio Muñoz, María Eugenia Sandoval, Jorge Dahm, Ángela Vivanco y Carlos Aránguiz, llegaron a la convicción de que "se amenazan y conculcan derechos garantizados por la Carta Fundamental, de que son titulares los actores, en tanto afectan su integridad física y psíquica, así como su salud y su vida, a la vez que conculcan el derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación".

Una sentencia inédita

Lo más importante del fallo de la Tercera Sala de la Corte Suprema, es su valor simbólico, que su criterio debiera servir de guía para otras cortes en casos similares y que fija elementos objetivos para medir el cumplimiento de metas.

Según el abogado experto en derecho administrativo, Luis Cordero, “dejar estas medidas incorporadas en una sentencia tiene relevancia desde el punto de vista del seguimiento. Los roles simbólicos de la sentencia de la Corte no son simples anotaciones para enmarcar (…) Es simbólicamente significativo para los estándares de intervención judicial en este tipo de asuntos”.

La Tercera Sala de la Corte ha dado señales de estar muy involucrada en los temas medioambientales y se está haciendo cargo de su rol garante de derecho a vivir en un ambiente libre de contaminación, a garantizar el derecho a la salud y a la integridad física y psíquica. Por su parte, la directora del centro de derecho Ambiental de la U. de Chile, Valentina Durán, concuerda: “Para quien haya seguido los fallos de esa sala en los últimos dos años esto no sorprende. Sí es inédito porque es quizás el primero que trata de mirar integralmente el problema en un territorio que se ha llamado zona de sacrificio”.

15 medidas a cumplir en el plazo de un año

Según el fallo, las medidas deben estar correctamente implementadas en un año máximo, contando desde que la sentencia se encuentre en firme.

Entre las medidas más destacadas, se encuentra que ante eventos críticos de contaminación, las autoridades locales, asesoradas de las provinciales y regionales, trasladen a la población vulnerable (menores de 18 años, ancianos, personas enfermas y mujeres embarazadas) a lugares seguros.

Además, se determinó que el Ministerio de Salud estará obligado a resguardar a la población afectada, realizar un diagnóstico de las enfermedades detectadas en los vecinos y un sistema de seguimiento de los casos.

Conoce las 15 medidas en el siguiente enlace.