Mejorar la gestión de los olores en plantas de tratamiento de aguas residuales mediante el uso de drones

Mejorar la gestión de los olores en las plantas de tratamiento de aguas residuales (EDAR), mediante el desarrollo de drones que proporcionen información en tiempo real y ayuden a localizar el origen del hedor.

Este es el objetivo principal del proyecto europeo SNIFFDRONE (Monitorización de olores mediante drones con fines medioambientales), donde participa DAM (Depuración de Aguas del Mediterráneo) como coordinador, junto al IBEC (Instituto de Bioingeniería de Cataluña).

El estudio – forma parte de la iniciativa ATTRACT, (financiada por el programa Horizonte 2020 de la Unión Europea) y tiene un año de duración- parte de la realidad de que las metodologías actuales de evaluación de olores utilizan mediciones olfatométricas poco frecuentes que no permiten una caracterización precisa, por lo que no se puede realizar un seguimiento efectivo de la planta para solucionar el problema.

De hecho, los malos olores producidos por las EDAR son una preocupación creciente en las ciudades y localidadesque acogen estas instalaciones y están consideradas por los ciudadanos, la principal causa de la percepción de la contaminación, junto con el polvo y el ruido.

Por este motivo el proyecto SNIFFDRONE busca desarrollar un vehículo aéreo no tripulado con capacidad de proporcionar información en tiempo real de superficies espacialmente densas y por tanto, mejorar la gestión de la planta en comparación con las prácticas actuales.

“Se diseñará un sistema electrónico que prediga la intensidad del olor a partir de las lecturas que realicen los sensores, posteriormente se proyectarán mapas en 3D de la distribución media del olor durante un periodo de tiempo y por último, se desarrollará un algoritmo para la localización en escenarios complejos”, explica Silvia Doñate, investigadora principal de DAM en el estudio.

Ventajas del proyecto

“Actualmente los robots de olores han sido probados en escenarios relativamente simples y de manera terrestre, sin embargo en esta investigación queremos conocer las posibilidades de implementación de estos sistemas de detección en áreas más amplias”, señala la técnico de DAM.

De este modo, la información en tiempo real permitirá a los gerentes tomar decisiones rápidas y realizar actuaciones para mejorar el problema. Además se espera que en el medio plazo, el monitoreo y evaluación ambiental de dichas emisiones se pueda también controlar en otros emplazamientos como la EDAR, vertederos o plantas de compostaje.

Por todo ello, Silvia Doñate destaca que “el uso de drones mejorará en gran medida la gestión de la planta y la calidad de vida de las personas que viven en las proximidades”.