Contaminación del aire podría estar relacionada con brotes psicóticos

Un estudio revela que los adolescentes que viven en lugares con altos índices de contaminación tienen un 70% más de probabilidades de sufrir paranoia.

De acuerdo al primer estudio en la materia, las personas jóvenes que viven con niveles más altos de contaminación del aire tienen una probabilidad significativamente mayor de tener experiencias psicóticas.

Los investigadores analizaron las experiencias de más de 2,000 niños de 17 años en Inglaterra y Gales y encontraron que aquellos que vivían en lugares con niveles más altos de óxidos de nitrógeno tenían un 70% más de posibilidades de desarrollar síntomas como escuchar voces o paranoia intensa.

Se sabía que las personas que crecían en ciudades tenían más experiencias psicóticas que las que se encontraban fuera de las áreas urbanas, y este nuevo trabajo sugiere que el aire tóxico es una razón potencial. Sin embargo, ele studio no puede probar un vínculo causal, y otros factores, como el ruido, también podrían ser importantes.

Las experiencias psicóticas son mucho más comunes en los adolescentes que en los adultos, pero las personas que tienen estos síntomas cuando son jóvenes tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades mentales más tarde. Cada año, más personas en todo el mundo viven en ciudades, y los científicos están particularmente interesados en descubrir las razones de la enfermedad mental en los centros urbanos.

El estudio tuvo en cuenta otras posibles causas de experiencias psicóticas, como fumar, consumir alcohol y cannabis, los ingresos familiares y los antecedentes psiquiátricos, y las medidas de privación en el vecindario. "[Los óxidos de nitrógeno] explicaron aproximadamente el 60% de la asociación entre la vida urbana y las experiencias psicóticas", dijo Joanne Newbury en el King´s College de Londres, quien dirigió la investigación. Otros factores pueden incluir la susceptibilidad genética y la experiencia del crimen.

Los óxidos de nitrógeno provienen en gran parte de los vehículos diésel y se encuentran en niveles ilegales en la mayoría de los pueblos y ciudades británicos, y el gobierno ha perdido tres veces en el tribunal supremo por su incapacidad para reducir la contaminación rápidamente. La investigación está vinculando la contaminación del aire con una gama cada vez mayor de enfermedades, incluida la reducción de la inteligencia, la demencia y la depresión, mientras que otros trabajos han revelado que la contaminación del aire puede llegar al cerebro.

"Parece que hay algún vínculo entre la exposición a la contaminación del aire y los efectos en el cerebro y esta [nueva investigación] es quizás otro ejemplo de esto", dijo el profesor Frank Kelly, del King's College de Londres y también parte del equipo de investigación. "Los niños y los jóvenes son los más vulnerables a los impactos en la salud de la contaminación del aire debido a la juventud del cerebro y el sistema respiratorio".

Lee el artículo completo Aquí