Coronavirus: los científicos descubren por qué algunas personas pierden el sentido del olfato

Desde los primeros informes que salieron de Wuhan (China), Irán y luego Italia, supimos que perder el sentido del olfato (anosmia) era un síntoma significativo de la enfermedad. Ahora, después de meses de informes y hallazgos clínicos -tanto anecdóticos como más rigurosos- creemos que tenemos un modelo de cómo este virus puede causar pérdida del olfato.

Una de las causas más comunes de pérdida de olfato es una infección viral, como el resfriado común, sinusitis u otras infecciones del tracto respiratorio superior. Esos coronavirus que no causan enfermedades mortales, como COVID-19, Sars y Mers, son una de las causas del resfriado común y se sabe que causan pérdida del olfato. En la mayoría de estos casos, el sentido del olfato regresa cuando los síntomas desaparecen, ya que la pérdida del olfato es simplemente el resultado de una nariz tapada, lo que impide que las moléculas de aroma lleguen a los receptores olfativos de la nariz. En algunos casos, la pérdida de olor puede persistir durante meses y años.

Sin embargo, para el nuevo coronavirus (SARS-CoV-2), el patrón de pérdida de olor es diferente. Muchas personas con COVID-19 informaron una pérdida repentina del sentido del olfato y luego un repentino y completo retorno al sentido del olfato normal en una o dos semanas.

Curiosamente, muchas de estas personas dijeron que su nariz estaba clara, por lo que la pérdida de olor no se puede atribuir a una nariz tapada. Para otros, la pérdida del olfato se prolongó y varias semanas después todavía no tenían sentido del olfato. Cualquier teoría de la anosmia en COVID-19 tiene que dar cuenta de estos dos patrones.

Este retorno repentino de un sentido del olfato normal sugiere una pérdida obstructiva del olfato en la cual las moléculas de aroma no pueden alcanzar los receptores en la nariz (el mismo tipo de pérdida que se obtiene con una pinza en la nariz).

Ahora que tenemos tomografías computarizadas de las narices y los senos nasales de las personas con pérdida de olfato de COVID-19, podemos ver que la parte de la nariz que huele, la hendidura olfativa, está bloqueada con tejido blando hinchado y moco, conocido como síndrome de hendidura El resto de la nariz y los senos se ven normales y los pacientes no tienen problemas para respirar por la nariz.

Sabemos que la forma en que el SARS-CoV-2 infecta el cuerpo es uniéndose a los receptores ACE2 en la superficie de las células que recubren el tracto respiratorio superior. Una proteína llamada TMPRSS2 ayuda al virus a invadir la célula. Una vez dentro de la célula, el virus puede replicarse, desencadenando la respuesta inflamatoria del sistema inmune. Este es el punto de partida para los estragos y la destrucción que este virus causa una vez en el cuerpo.

Inicialmente, pensamos que el virus podría estar infectando y destruyendo las neuronas olfativas. Estas son las células que transmiten la señal de la molécula de aroma en la nariz al área del cerebro donde estas señales se interpretan como "olor".

Sin embargo, una colaboración internacional mostró recientemente que las proteínas ACE2 que el virus necesita para invadir las células no se encontraron en las neuronas olfativas. Pero se encontraron en células llamadas "células sustentaculares", que apoyan las neuronas olfativas. Esperamos que estas células de soporte sean las dañadas por el virus, y la respuesta inmune causaría inflamación en el área pero dejaría intactas las neuronas olfativas. Cuando el sistema inmunitario ha lidiado con el virus, la hinchazón disminuye y las moléculas de aroma tienen una ruta clara hacia sus receptores no dañados y el sentido del olfato vuelve a la normalidad.

Entonces, ¿por qué el olor no regresa en algunos casos? Esto es más teórico, pero se deduce de lo que sabemos sobre la inflamación en otros sistemas. La inflamación es la respuesta del cuerpo al daño y resulta en la liberación de químicos que destruyen los tejidos involucrados.

Cuando esta inflamación es severa, otras células cercanas comienzan a dañarse o destruirse por este "daño por salpicadura". Creemos que eso explica la segunda etapa, donde las neuronas olfativas están dañadas.

La recuperación del olfato es mucho más lenta, porque las neuronas olfativas necesitan tiempo para regenerarse a partir del suministro de células madre dentro del revestimiento de la nariz. La recuperación inicial a menudo se asocia con una distorsión del sentido del olfato conocida como parosmia, donde las cosas ya no huelen como solían hacerlo. Para muchos parosmicos, por ejemplo, el olor del café a menudo se describe como quemado, químico, sucio y que recuerda a las aguas residuales.

Fisioterapia para la nariz

El olfato ha sido calificado como la “Cenicienta de los sentidos”, debido a su negligencia por la investigación científica. Pero ha llegado a la vanguardia en esta pandemia. El lado positivo es que aprenderemos mucho sobre cómo los virus están involucrados en la pérdida de olor a causa de esto. Pero, ¿qué esperanza hay para las personas con pérdida del olfato ahora?

La buena noticia es que las neuronas olfativas pueden regenerarse. Vuelven a crecer en casi todos nosotros, todo el tiempo. Podemos aprovechar esa regeneración y guiarla con “fisioterapia para la nariz”: entrenamiento olfativo .

Existe evidencia sólida de que muchas formas de pérdida de olfato son ayudadas por esta exposición repetida y consciente a un conjunto fijo de odorantes todos los días y no hay razón para pensar que no funcionará en la pérdida de olfato de COVID-19.